El Partido Político Badajoz Adelante quiere mostrar su firme apoyo a la reivindicación que ayer hicieron en el Congreso de los Diputados distintos representantes de la sociedad civil de la Provincia de Huelva, encabezados por el Presidente de su Diputación Provincial y la Presidenta del Puerto de Huelva, quienes se reunieron con distintos grupos políticos de la Cámara Baja junto a representantes de partidos, empresarios y sindicatos de la provincia onubense.

Para Badajoz Adelante contar con unas infraestructuras propias del Siglo XXI será una de las principales reivindicaciones incluidas en su programa electoral, tanto por carretera, ferrocarril y vía aérea. En este sentido, el desdoble de la Nacional 435 que une Badajoz y Huelva es fundamental para el desarrollo de toda la Región, al ser la vía que constituye la unión con el Puerto de Huelva como salida natural al mar para todos los productos extremeños, y favorecer así nuestras exportaciones.

Así mismo, la carretera Badajoz-Huelva atraviesa todo el oeste de la Provincia, precisamente el más castigado por los gobiernos estatal y autonómico en déficit de infraestructuras sin contar con autovía alguna, y ello a pesar de atravesar la comarca más productiva industrialmente de toda Extremadura como es la de Jerez-Sierra Suroeste.

Finalmente, Badajoz Adelante exige a los políticos de nuestra Ciudad y Provincia, especialmente a los Diputados en Cortes, que trabajen por los ciudadanos a los que representan y defiendan en el Congreso la inmediata conversión en autovía de la Nacional 435 entre Huelva y Badajoz.

Esta reivindicación se une a otra propuesta lanzada en los últimos días por Badajoz Adelante en materia de infraestructuras como es la solicitud de declaración de Servicio Público Obligatorio para las rutas aéreas a Madrid y Barcelona, justificada por nuestra situación geográfica periférica y el aislamiento en comunicaciones que sufre Badajoz. Con esta declaración, el coste económico de ambas rutas aéreas lo sufragaría el Ministerio de Fomento, que además establecería un precio máximo asequible para los billetes.