La Catedral de San Juan Bautista fue mandada levantar por Alfonso X el Sabio en el S. XIII, está declarada desde 1931 Monumento Histórico Artístico y es Bien de Interés Cultural. Su aspecto exterior de fortaleza se contrapone con los tesoros que guarda en su interior. Los muros están coronados de almenas, sobresaliendo la torre del resto de la construcción. La fábrica es de mampostería revocada con sillares de refuerzo en la base de los muros, esquinas y en los elementos más importantes. En el exterior se reparten un buen número de escudos de obispos, junto con el de la diócesis y el de algunas familias nobles pacenses. Algunos afirman que la actual Catedral se asienta sobre una primitiva iglesia mozárabe, lo que no es descabellado pues parece ser que el Obispado de Badajoz comenzó bajo dominio musulmán.

En su regia construcción destacan las tres portadas de acceso, siendo la denominada “del Cordero”, la más importante en otros tiempos, pues abriéndose hacia la Plaza de España era, debido a su situación, por la que solían entrar los obispos y reyes, celebrando estos últimos funciones y enlaces reales, como el de Juan I de Castilla con Beatriz de Portugal en 1383.

El interior del templo es de estilo gótico decadente y presenta tres naves de cinco tramos con crucero y cabecera para el Altar Mayor. Las anchas columnas que soportan las bóvedas de crucería le dan una singular belleza al templo. La nave central mide 62,80 m. de largo, 7,7 de ancho y 13,90 m. de altura.

En su interior se pueden ver magníficas piezas. En primer lugar llama la atención su estupenda rejería de forja realizada en el S. XVII y su monumental Lámpara Central de 102 brazos y 3.750 kilos de peso. Mención aparte merecen los estupendos órganos barrocos y la magnífica Sillería del Coro, tallada en el S. XVI. El Retablo Mayor barroco es notable, de 1717. El Claustro es de estilo gótico y manuelino de principios del S. XVI y en él destacan, entre otras obras, la Lauda Sepulcral de D. Lorenzo Suárez de Figueroa, realizada en Italia en bronce negro en el S. XVI y considerada una de las mejores de Europa. El templo presenta una de las mejores colecciones europeas de tapices flamencos del S. XVI y el Archivo atesora maravillosos documentos de reyes y pontifices desde 1293, privilegios concedidos por Alfonso X “El Sabio”, actas capitulares desde 1520, etc. En el Museo Catedralicio se pueden ver libros miniados del S. XV, marfiles filipinos del S. XVII entre otras obras de arte, como el relieve en alabastro de Settignano, del S. XV, pinturas de Luis de Morales, gran Custodia Procesional del S. XVI, además de pinturas, tallas y objetos de plata de diversas épocas.

La Catedral de Badajoz posee otros elementos destacados: retablos góticos y barrocos, pinturas, relieves, enterramientos, orfebrería, bóvedas de diversos estilos etc…. que se reparten por todo el templo y por las 12 capillas menores de las que dispone. En este mismo espacio de Badajoz Adelante iremos desgranando algunas de ellas.

Se hace necesario el establecimiento de horarios más amplios de visita turística a la Catedral y de otras mejoras para poder explotar este tesoro que posee Badajoz. Desde Badajoz Adelante proponemos el arreglo urgente del claustro y las fachadas de las calles San Blas y López Prudencio, así como permitir a pacenses y visitantes subir a la torre. Ello sería sencillo mediante los convenios que existen entre las instituciones y el arzobispado.

Postal: EDICIONES A.D.
Papel brillante. En color. Numeradas. Editadas alrededor de 1957. Referencias en reverso.
LEYENDAS: 1. Torre de la Catedral.