LOS VECINOS DE LA BARRIADA DE TULIO PAGAN 20.000 EUROS DE IBI Y NO TIENEN NI AGUA POTABLE

En la tarde de ayer Badajoz Adelante visitó la barriada de Tulio y se reunió con representantes de las 80 familias que viven de forma permanente en esta barriada pacense, a un paso del Cerro de Reyes, que pagan 20.000 euros anuales al Ayuntamiento de Badajoz de contribución urbana y no tienen ni agua potable, ni saneamientos, ni alumbrado, ni firme en sus calles que son un barrizal. Pagan un impuesto municipal urbano muy alto, pues está considerado como de primera categoría, y ni siquiera tienen un grifo con agua que se pueda beber, sólo un pozo comunitario, y las aguas residuales van a parar a una fosa séptica. Por la noche viven a oscuras pues no hay farolas y cuando llueve los niños que van a los colegios del Cerro de Reyes andando no pueden asistir a clase ante la imposibilidad de salir de la barriada por el barrizal del único camino de entrada.

Es más hiriente aún que esto pase a escasos metros de las viviendas del Cerro de Reyes y frente a Los Montitos, no en una zona rural alejada de la ciudad, lo que hace aún más incomprensible la penosa situación de estos ciudadanos que ven cómo aportan anualmente entre 500 y más de 1.000 euros por propiedad al consistorio en IBI sin recibir absolutamente ningún servicio municipal.

Tienen escrituras de su terreno y de sus viviendas y cédulas de habitabilidad que concede el Ayuntamiento -lo que les permite tener luz en sus domicilios- pero éste se niega a urbanizar un barrio que está junto al casco urbano de la ciudad y al que le pasa altos impuestos municipales.

Llevan años de reivindicación pidiendo que se ejecute el Plan Especial de Urbanismo previsto para esta zona y todas sus acciones han resultado infructuosas e incluso el alcalde ni siquiera los ha recibido en todo este tiempo.

Desde Badajoz Adelante apelamos al Ayuntamiento de Badajoz para que escuche y atienda a estos vecinos que “de facto” residen en Badajoz ciudad, pagan sus impuestos y viven en condiciones absolutamente tercermundistas de puertas a fuera de sus dignas viviendas.

En BA consideramos que estas personas necesitan todo el apoyo. Es un tema que hay que afrontar con urgencia y buscarle una solución definitiva, ya que las familias están dispuestas a aportar lo necesario y ayudar económicamente para que el Ayuntamiento urbanice sus bien trazadas calles y puedan vivir en un barrio de una ciudad del primer mundo.