Badajoz Adelante, único partido político independiente de la Ciudad, considera muy negativa para Badajoz la decisión adoptada por la Asamblea de Extremadura, a propuesta del PSOE con el voto a favor también de Ciudadanos y Podemos, esta semana de reducir el número de festivos en los que pueden abrir los centros comerciales de los 16 días actuales a sólo 10 días en 2016.

Siendo el comercio la principal actividad económica de Badajoz y por la que mayor número de visitantes recibe, sin duda se trata de un duro ataque con el agravante además de la situación fronteriza de nuestra Ciudad, que hace absolutamente ridículos los argumentos dados para tomar esta medida. Es más, los datos publicados avalan los ingresos que Badajoz ha experimentado con la aperturas en festivos y los que ahora va a dejar de percibir.

En este sentido, hay que destacar que Portugal permite a su comercio abrir todos los domingos del año, por lo que supone una dura competencia que ahora se hará más difícil gracias a la decisión de la Asamblea de Extremadura, a petición del PSOE. Resulta una obviedad que cualquier gran centro comercial que esté planeando instalarse en nuestra Ciudad, ahora lo hará cruzado el río Caya, donde podrá abrir con total libertad todos los días del año. Con lo cual el mismo supuesto “perjuicio” se le causaría al pequeño comercio, y además, perderíamos todos, ya que los impuestos, el empleo, la generación de riqueza y el progreso se quedarían del lado portugués.

Para BA resulta esperpéntico que en una época en la que el comercio electrónico aumenta exponencialmente cada año, se pretenda reducir los días de apertura física, justo cuando lo que se debe hacer es lo contrario para competir con las ventas por internet que tienen lugar las 24 horas los 365 días del año. Cabe recordar que la única explicación que puede argumentar la Asamblea y la Junta de Extremadura para adoptar esta medida en la promesa que hizo Fernández Vara en la campaña electoral afirmando “que no iba a permitir que los pueblos se vaciaran los domingos porque sus vecinos se venían a Badajoz a comprar”, impidiendo que nuestra ciudad se convierta en el principal polo de atracción de visitantes de la región que producen riqueza en la ciudad tanto en la pequeña como en la gran y mediana empresa, pues el flujo de compradores beneficia a todos. Llegados a este punto, nos preguntamos qué pensaran los 20.000 parados de Badajoz de esta medida.

En Badajoz Adelante no nos cabe ninguna duda que esta actuación se suma a otras que frenan el desarrollo de la mayor ciudad de Extremadura, la que más sigue creciendo, la capital económica y comercial, que si recibiese los apoyos de la Junta en una política inteligente la convertirían en la gran urbe de la región, en el espejo y punto de referencia de Extremadura, como sí tienen el resto de comunidades autónomas y se le niega a la nuestra.

Cabe recordar que Badajoz Adelante es el único partido que llevaba en su programa electoral autonómico la liberalización de horarios comerciales para poder competir en igualdad de condiciones con Portugal.