Badajoz Adelante, único partido independiente de Badajoz, quiere mostrar su más enérgica protesta por la eliminación del Servicio Territorial de Cultura de Badajoz, dependiente de la Junta de Extremadura, y su traslado a Mérida reconvertido en “Servicio de Arqueología”.

Este cambio en la plaza de Jefatura de Servicio de Cultura de Badajoz, que existe desde la creación de la Junta de Extremadura en la pre-autonomía, ha sido publicado este sábado en el Diario Oficial de Extremadura en una Disposición Adicional del Decreto que establece la estructura orgánica de la Presidencia de la Junta de Extremadura, en la que se integra Cultura.

Desde Badajoz Adelante nos oponemos a este nuevo ataque de la Junta a nuestra Ciudad, y en especial a su Cultura y Patrimonio, al tratarse de una Jefatura esencial para la gestión y coordinación de estas áreas de trabajo en las que se incluyen multitud de centros dependientes de la Junta en Badajoz como el Museo Arqueológico, el MEIAC, la Biblioteca Regional, la Biblioteca Pública Bartolomé J. Gallardo o el Archivo Histórico, además de ejercer la presidencia delegada de la Comisión Provincial de Patrimonio en estas últimas décadas. En definitiva, se trata de una Jefatura de Servicio indispensable para la Cultura en Badajoz y por tanto exigimos su permanencia en nuestra Ciudad.

Así mismo, es escandaloso su traslado a Mérida, centralizando aún más la mastodóntica estructura de la Junta en esa localidad en detrimento del resto de Extremadura, y en especial de sus ciudades más importantes, Cáceres y Badajoz, y obligando de esta manera a un “exilio laboral” ilógico y antinatural a miles de pacenses y cacereños que cada día deben trasladarse a Mérida a trabajar a una administración autonómica que parece más local que regional.

Ante este nuevo bocado a la ciudad más grande e importante de Extremadura por parte del gobierno del señor Vara, que se une a la eliminación del Consejo Consultivo con sede en Badajoz, BA insta a Fragoso y a los miembros de la oposición del Ayuntamiento de Badajoz a que actúen con toda urgencia en este tema para que la ciudad no siga perdiendo instituciones y, con ello, puestos de trabajo y poder económico.