Tras descartar el Sistema Extremeño de Salud el traslado provisional del centro de Los Pinos para su reparación, y al estar ya buscando una ubicación definitiva, Badajoz Adelante propone su construcción en los múltiples solares existentes en la calle Eugenio Hermoso y que según el plan especial es terreno destinado a equipamientos, siempre y cuando las Administraciones implicadas no consideren idóneo su regreso al ala del Hospital Provincial donde estuvo ubicado hasta hace una década.

<>. Así nos resumen desde SOS Casco Antiguo el monumental cabreo de un barrio que ve cómo, año tras año, pierde dotaciones y gana en ruinas y solares.

El Centro de Salud de Los Pinos tiene sus días contados, y la ubicación propuesta por la Junta de Extremadura, en boca del gerente del Área de Salud de Badajoz, Dámaso Villa, no puede ser más desacertada. Trasladar el centro de salud a la avenida de Colón es sacarlo de los dos barrios a los que sirve y dar la espalda a más de 20.000 usuarios por la simplona aritmética de la miseria: ahorrar en coste sanitario. Otros barrios tienen su ambulatorio con la tercera parte de la población.

El pasado verano, los diputados extremeños se mostraban a favor de aprobarse una paga de desempleo; hoy el gasto superfluo es mantener un centro salud ubicado en la zona de intramuros, debido en gran parte a que la Diputación de Badajoz ha apostado de modo inflexible por el salón gourmet en el Hospital Provincial. De allí lo arrancaron las mismas siglas obreras engatusándonos con mentiras electorales de Paradores Nacionales.

Pues bien, Badajoz no puede permitir que una importante masa de sus ciudadanos sea tratada como ganado hacinado en un corral, o que sus mayores sean redirigidos a otros barrios para recibir asistencia sanitaria, o que el área marginal del Casco Antiguo pierda una dotación más donde ya perdiera las sociales y deportivas. Y no puede hacerlo mientras la solución pase por que su alcalde y su ayuntamiento cedan para tal fin uno de los numerosísimos solares del malogrado centro histórico.

Son los propios vecinos quienes nos enseñan los planos del lugar de donde están siendo expulsados, malvendiendo sus propiedades a la Administración Local a través de su Inmobiliaria Municipal, y ello en favor de una A.E.L. (Área de Equipamiento Local) que nadie sabe decir, a ciencia cierta, de qué se trata (¿centro cívico?, ¿zona verde?, ¿huerto de rosales?). Hablamos de las viviendas ruinosas y los solares que se ocultan tras las fachadas huecas de Eugenio Hermoso. Hablamos de más de 3.000 metros cuadrados de miseria sin una finalidad conocida. Para el centro de salud se requiere bastante menos.

Si después de tanto bregar los vecinos contra estos solares de la vergüenza, el alcalde no sabe ceder un erial para recuperar vida donde más se necesita, quizás la ciudad de Badajoz haya enfermado irremisiblemente por la apatía, la desafección y la necedad de aquellos que la gobiernan. Y si la Junta es capaz de arrebatar a unos vecinos la proximidad de su centro de salud por una mera cuestión de matemática de la miseria, que no venga a suplicar el voto jurando casinos en Castilblanco.

Es aquí y ahora donde se demuestra el valor de los que se llaman representantes del pueblo soberano. Es aquí y ahora donde se hace política, la de verdad, la mancillada por tantos años de desaciertos y soberbia institucional, tan necesaria como añorada. Es aquí y ahora donde se requiere un centro de salud en el lugar que le es propio.