BA, único partido independiente de la ciudad de Badajoz, solicita al Ayuntamiento que Al Mossassa no se privatice también, como ya ha ocurrido este año. La celebración anual de la Fundación de Badajoz, creada en 1998 por la Asociación Amigos de Badajoz y regentada hoy por el consistorio pacense, se ha convertido en un multitudinario evento que genera una más que lucrativa actividad económica. Al principio de esta celebración era difícil encontrar artesanos y hosteleros interesados en montar un puesto o barra en Al Mossassa, pero ahora esta realidad ha cambiado radicalmente por el alto rendimiento económico que suponen los tres días de la fiesta. En esta edición de 2017 el Ayuntamiento anunció que no habría barras de bebidas como sí habían existido siempre, que eran regentadas, además, por colectivos de la ciudad, con lo que los beneficios de esa parte de Al Mossassa quedaban en la economía local. Los puestos del zoco, por el contrario, eran contratados con una empresa que se encargaba de su montaje. En esta edición el Equipo de Gobierno ha contratado a una empresa que ha regentado tanto los puestos como las barras, que finalmente sí ha habido, para sorpresa de todos, yendo los altos beneficios que produce esta actividad económica a empresas y hosteleros de fuera de nuestra ciudad.

Desde Badajoz Adelante solicitamos que el Ayuntamiento de Badajoz coordine y organice directamente Al Mossassa y se encargue de realizar un pliego de condiciones claro y sencillo para la adjudicación de las barras y casetas, teniendo en cuenta la importancia que supone que los beneficios queden en la ciudad, sobre todo si van a colectivos sin ánimo de lucro, como se ha hecho en ejercicios anteriores. La instalación de estas casetas es importante, pues los pocos establecimientos hosteleros de la zona no pueden absorver los miles de personas que suben a la Plaza Alta, habiéndose notado un fuerte descenso de visitantes en la mediodía del sábado para comer en Al Mossassa.

Esta edición ha estado también presidida por la absurda recomendación del Ayuntamiento de no servir carne de cerdo en las casetas, precisamente en la capital del cerdo ibérico, torpe y desafortunada medida que no ha sido seguida por las pocas barras que se han instalado.

Así mismo, solicitamos al Ayuntamiento un mayor control de los puestos instalados y servicios ofrecidos, pues algunos ciudadanos nos han informado de que se realizaban tatuajes con henna negra, contraviniendo las recomendaciones de la Agencia Española del Medicamento puesto que dicha sustancia incorpora colorantes que se encuentran prohibidos para su uso directo sobre la piel, dado que puede desencadenar reacciones alérgicas cutáneas graves.

Más contenido cultural

BA también propone que se aumente en contenido cultural de la fiesta con exposiciones, conciertos, teatro… y, sobre todo, con la utilización del interior de la Alcazaba, cuyo recinto debería ser el verdadero protagonista de la fiesta como era al principio y que en las últimas ediciones se encuentra prácticamente vacío. Es más, este año el Alcázar árabe sólo ha sido utilizado para hacer botellón sin que el Ayuntamiento haya hecho absolutamente nada por evitarlo.