BADAJOZ ADELANTE INSTA A LOS PARTIDOS CON REPRESENTACIÓN MUNICIPAL A LLEVAR A PLENO Y APROBAR LA PETICIÓN PARA LA DECLARACIÓN DE PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DE LOS RECINTOS AMURALLADOS DE LA CIUDAD DE BADAJOZ

Badajoz Adelante ha presentado hoy escritos a todos los grupos municipales para que lleven a pleno la aprobación de iniciar el expediente para solicitar que los recintos amurallados de Badajoz sean declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El escrito, que reproducimos a continuación, recoge un compendio de algunos de los valores más destacados de estas fortificaciones pacenses.

En BA pensamos que las murallas y puertas de Badajoz deben ser candidatas a ser declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Todo un ilusionante objetivo para una ciudad que puede y debe prepararse para ello.

Badajoz se caracteriza por sus murallas, tanto en su recinto de la Alcazaba árabe como en el de su muralla Abaluartada, resultando ser la ciudad con más kilómetros de muralla de España, al tener nada menos que 6.541 metros, según un reciente estudio de la Asociación Cívica.

Podemos distinguir en nuestra ciudad dos recintos amurallados bien diferenciados, aunque unidos entre sí, lo que hacía de la plaza fuerte de Badajoz una de las ciudades mejor amuralladas de España. Por ella ha pasado buena parte de la historia de la Península Ibérica, desde la Edad Media hasta la Guerra de la Independencia contra Napoleón a principios de S. XIX. Desde la construcción de la primera muralla en el siglo IX, de la cual quedan restos, hasta el siglo XXI; doce siglos de historia ininterrumpida de las murallas de Badajoz.

La Alcazaba de Badajoz. S. IX-XII

Está situada en el cerro de la Muela o Monturio, que se eleva en la margen izquierda del rio Guadiana, y frente al cerro de San Cristobal que se levanta en la otra orilla. Ambos flanquean el paso entre la Meseta y Portugal. En esta situación privilegiada ya hubo asentamientos desde época prehistórica, habiendo estado habitada casi ininterrumpidamente desde entonces, como lo demuestran los numerosos restos arqueológicos encontrados.

La Alcazaba de Badajoz fue construida en adobe en el año 875 por Abd-al-Ramman Ibn Marwan » El Chilliqui», configurándose la primera ciudad de Badajoz de la que tenemos noticias, bajo el nombre de Batalyaws, Batalyos o Bataliús; perteneciendo casi la totalidad de la actual fortaleza a la reforma realizada por los almohades en el S. XII. La superficie del recinto es de 80.000 metros cuadrados, y tiene una altura máxima de 208 metros sobre el nivel del mar y de 43 sobre el río. Presenta forma ovalada y mide 400 metros de Norte a Sur y 200 de Este a Oeste. Los materiales utilizados en su construcción son la mampostería, cajones de tapial de argamasa dura, ladrillo y sillería de piedra para las puertas y refuerzos. La muralla está almenada y posee barbacana avanzada y adarve, que comunica todas las torres del recinto. De estas destacan unas torres defensivas denominadas albarranas, como son la de la Atalaya o de Espantaperros, la torre Vieja etc. Otras son las de: la Horca, de las Siete Ventanas, de las Doncellas etc… Las puertas principales de acceso al recinto son las del Capitel, de Yelves o de Carros, de la Coracha ó de la Traición y del Alpéndiz.

Al parecer la Alcazaba de Badajoz estaba dotada de varias mezquitas, baños públicos, mercados, barrios etc.. constituyendo una auténtica Medina. Vivió su época de mayor esplendor en el S. XI, bajo la dinastía Aftásida, que fundó el Reino Taifa independiente de Badajoz, aunque ya en el S. IX había sido independiente del Califato cordobés. Entre sus reyes podemos destacar a Sapur, Al-Muzzafar, Omar al-Mutawakkil… que hicieron del reino árabe de Badajoz uno de los más importantes y extensos de la Península Ibérica, caracterizándose además por el cultivo de las artes y de las ciencias, escribiéndose aquí la mayor enciclopedia de los árabes en España.

Esta Alcazaba es la más grande del país, lo que unido a su importancia histórica y monumental la convierten en una de las tres más importantes de la península Ibérica. Está declarada Monumento Histórico-Artístico desde 1931.

Torre de la Atalaya o de Espantaperros. S. XII.

Es conocida comúnmente como de Espantaperros, denominación dada, al parecer, por el efecto que producía el sonido de la campana que la coronaba.

Fue erigida por los almohades en el siglo XII y, sin duda, es la más destacada de las torres albarranas de la Alcazaba árabe, constituyendo uno de los símbolos mas característicos de Badajoz, además de un gran hito arquitectónico. Se sitúa en avance, en la parte sudoeste de la fortificación, la más desprotegida del recinto, y cierra el espacio que ocuparía el antiguo zoco musulmán de la ciudad, emplazado en los aledaños de la Puerta del Capitel. Hoy domina la Plaza del Reloj, la puerta de acceso a la Plaza Alta, llamada del Toril, y el edificio de la Galera, obra del siglo XVI que entre otros cometidos, albergó el antiguo Museo Arqueológico.

La torre está construida en argamasa y tapial, presentando una altura de 30 metros. Es de planta octogonal, rematándose el primer cuerpo con una terraza almenada y coronándose con un templete cuadrangular de estilo mudéjar que presenta bellos arcos lobulados. Esta construcción envuelve a la torrecilla original, en la que se aprecian arcos ciegos y entrecruzados de originales y variadas formas. Interiormente presenta dos cuerpos comunicados por una escalera, cubriéndose sus cámaras con bóvedas vaídas y de aristas. Los únicos vanos del cuerpo central de la torre son unas pequeñas aberturas denominadas aspilleras. Se une al resto de la fortificación por un paso almenado. Es muy importante destacar que es el antecedente de la popular Torre del Oro sevillana, construida un siglo después.

El Recinto Abaluartado de Badajoz. S. XVII-XVIII.

Se trata de uno de los recintos abaluartados más formidables de Europa, con 12 baluartes que son una lección de poliorcética militar de los mejores ingenieros del S. XVII. De hecho, las fortificaciones abaluartadas de la raya hispano-portuguesa ya llevan muy avanzada su declaración como Patrimonio de la Humanidad, mientras Badajoz se queda atrás.

Badajoz se erigió en el gran bastión de España y verdadera fortaleza inexpugnable de la Península Ibérica, tan solo tomada una vez en su historia por las tropas de Lord Wellington, a la tercera tentativa. Sólo falta el baluarte de San Juan, habiendo de ser recuperados y mejor cohesionados los restantes de la fortaleza: Fuerte del Revellín, Semibaluarte de San Antonio, Baluarte de San Pedro, de la Trinidad, de Santa María, de San Roque, de Santiago, de San José, de San Vicente, semibaluarte de Puerta Palmas y Fuerte de San Cristóbal.

Las Puertas de Badajoz. Siglos X al XVII.

Entre sus históricas murallas se abren un total de 11 puertas, algunas de ellas con doble portada, que han visto pasar la apasionante historia de Badajoz desde el S. X. Son las siguientes:

1.- Puerta del Capitel. Una verdadera joya construida por los almohades a partir del año 1169, en el S. XII. Le da nombre el capitel romano que la corona sobre el arco de herradura hecho con sillares de granito. Es una puerta en recodo para dificultar el acceso a la Alcazaba, por lo que tiene una segunda portada de la misma época. Debió ser la principal entrada al Alcázar y hoy se comunica con la Plaza de San José.

2.- Puerta de Yelves. La actual es fruto de la remodelación realizada en ella en los años 70 del pasado siglo, pues la original fue destruida en 1914 para levantar en actual arco escarzano que da acceso a los vehículos al interior de la Alcazaba. Es una entrada en doble recodo y toma el nombre del camino hacia donde conducía, la ciudad de Elvas.

3.- Puerta de la Coracha. Es la más antigua de la ciudad, levantada posiblemente en el periodo califal, en el S. X, y su arco de herradura alterna dovelas de granito y ladrillo. Posteriormente se rebajó con un segundo arco. Toma su nombre de la Coracha o torre con un muro que había junto a ella y que permitía abastecerse del agua del río sin salir de la Alcazaba y, por tanto, sin peligro.

4.- Puerta del Alpéndiz. Recientemente desenterrada por completo en las últimas excavaciones es otra joya almohade del S. XII, presentando espléndidos sillares de granito en su construcción. Es de grandes proporciones y comunicaba el interior del Alcázar con el barrio exterior del Arrabal Oriental.

5.- Portada de acceso a la Puerta del Capitel. Levantada en el año 1548 sirve de comunicación entre la Plaza de San José y la Puerta del Capitel. Sobre el arco luce un frontón triangular y la siguientes inscripción: “La ilustre ciudad de Badajoz mandó hacer esta casa y obras, siendo corregidor don Nuño de la Cueva. Año de MDXLVIII.”. “Civitas Pcensis”.

6.- Puerta de Mérida. Data de la época medieval pues formaba parte de su muralla. Debió construirse a finales del S. XV y conducía a la ciudad que le da nombre. Está en el aire al haberse excavado una cantera a sus pies para sacar la piedra con la que se lenvantó la muralla abaluartada en el S. XVII. Luce el escudo real de los Austrias y el del Conde de Montijo.

7.- Puerta de la Trinidad. Levantada en el año 1680 forma parte del espléndido Recinto Abaluartado de la ciudad, sirviendo de entrada a la ciudad de Badajoz desde el camino que venía de Talavera y Madrid. Luce un escudo en mármol de la Casa de Austria y se abre en el baluarte del mismo nombre, cuyo interior ha sido recientemente arrasado por el Ayuntamiento.

8.- Puerta del Pilar. Construida en 1696 presenta un bello trabajo de cantería en su fachada exterior, donde una vez más encontramos el escudo real de los Austrias y el del Conde de Montijo. Fue levantada frente al Fuerte de Pardaleras, hoy desaparecido. Se sabe que en este lugar existía una puerta anterior denominada de Jerez o de Santa Marina.

9.- Puerta de Palmas. Un auténtico símbolo de Badajoz. Se trata de una entrada monumental concebida a modo de Arco de Triunfo que es el mejor ejemplar en su estilo que hay en Extremadura. Suele darse como fecha de inicio de su construcción la de 1460, como obra directamente conectada con el Puente Viejo. Presenta una portada exterior ricamente labrada en piedra y rematada con el escudo del emperador Carlos V.

10.- En décimo lugar debemos citar a la denominada Puerta del Metido, recientemente descubierta en el interior de la Alcazaba y rodeada por una compleja muralla.

11. A los diversos portillos que tenía la muralla almohade, tenemos que añadir una puerta de acceso al interior de la Alcazaba que había en lo que hoy son los jardines de la Galera, concretamente junto a la llamada Torre Vieja, en el sector más antiguo de la Alcazaba de Badajoz. Esta entrada quedó sellada por los almohades en el S. XII y se convirtió en una torre albarrana defensiva. Destacan en ella dos estelas de época visigoda como piezas reaprovechadas.

Desde Badajoz Adelante instamos a los cuatro grupos municipales a llevar a pleno y aprobar el inicio del expediente para solicitar la declaración de Patrimonio de la Humanidad para nuestros recintos amurallados.