2

Badajoz Adelante, único partido independiente de Badajoz, exige al Ayuntamiento de Badajoz que la reforma que se efectúe en el Campillo cumpla tres premisas básicas, que sea “Legal, Respetuosa y Consensuada”, ya que se está actuando en el entorno de monumentos protegidos. Si no es así y se realiza la que platea actualmente el Consistorio, una obra inadecuada e impactante, la intervención se puede convertir en otro nuevo “Cubo”, pues a buen seguro que alguien denunciará la intervención.

LEGAL:

La obra del Campillo se hace en el entorno protegido de un Bien de Interés Cultural como es la Alcazaba árabe y la Torre de Espantaperros, por lo que las intervenciones a realizar están sujetas a la Ley de Patrimonio Histórico Español y a la Ley de Patrimonio Histórico de Extremadura 2/1999, de 29 de marzo, que dice lo siguiente:

Art. 33: “Cualquier intervención en un inmueble declarado Bien de Interés Cultural habrá de ir encaminada a su protección, conservación y mejora”.

Art. 38: Entorno de los monumentos.

1.- “El entorno de los monumentos estará constituido por los inmuebles y espacios colindantes inmediatos; se entiende como entorno de un bien cultural inmueble el espacio circundante que puede incluir: inmuebles, terrenos edificables, suelo, subsuelo, trama urbana y rural, espacios libres y estructuras significativas que permitan su percepción y comprensión cultural y, en casos excepcionales, por los no colindantes y alejados, siempre que una alteración de los mismos pueda afectar a los valores propios del bien de que se trate, su contemplación, apreciación y estudio”.

La existencia del entorno realza el bien y lo hace merecedor de una protección singular…”

2.- “El volumen, tipología, morfología o cromatismo de las intervenciones en el entorno de los monumentos no puede alterar el carácter arquitectónico y paisajístico de la zona, ni perturbar la contemplación del Bien”.

Art. 39. Parámetros físicos y ambientales.

1.- Se procurará en la medida de lo posible que la delimitación del entorno facilite la lectura histórica del monumento y lo realce tanto espacial como ambientalmente.

3.- Los entornos de protección desde el vestigio más exterior del bien contemplarán, con carácter general, cuando menos, las siguientes distancias:

b) 100 metros para elementos arquitectónicos.

Es evidente que la reforma que pretende hacer el Ayuntamiento de Badajoz en el Campillo no sólo no es legal, sino que viola la Ley de Patrimonio literalmente, pues plantea una arquitectura impactante con tres plantas en las manzanas, de las que una de ellas en una especie de torreón modernito en forma de “cubo”y con una tipología de fachadas sin puertas totalmente desconectada con el lugar en el que debería integrarse. Estas construcciones aumentan el volumen de las edificaciones y distorsionan el entorno, por lo que en absoluto cumplen con el artículo 38.2: “El volumen, tipología, morfología o cromatismo de las intervenciones en el entorno de los monumentos no puede alterar el carácter arquitectónico y paisajístico de la zona, ni perturbar la contemplación del Bien”.

RESPETUOSA

Al deber insertarse las edificaciones del Campillo en un entorno protegido y aledaño a un Monumento Nacional declarado desde 1933, como es la Alcazaba, tiene la obligación de ser respetuoso con el entorno. Por ello debe ser de sólo dos alturas como máximo, de arquitectura neutra con equilibrio entre muro y vanos similar al de la zona, con puertas, sin estridencias, y cubrirse con teja árabe, como obliga la Normativa Urbanística de Badajoz hacer en todas las viviendas del Casco Antiguo.

Debe respetar, además, el parcelario original de la zona, pues son calles de las más antiguas de Badajoz que se insertan en el corazón de la trama urbana del Badajoz Histórico.

CONSENSUADA

Para acometer de verdad el Proyecto del Campillo, el Ayuntamiento debe hacerlo teniendo en cuenta las opiniones más que autorizadas de las Asociaciones de Defensa del Patrimonio y, especialmente, de la Plataforma del Campillo y Parque Ascensión, compuesta por técnicos, arquitectos y arqueólogos, que conocen perfectamente la zona y las soluciones a aplicar. Por ello afirmamos que esta reforma debe ser también consensuada.

La reforma y urbanización del Campillo era la gran apuesta del PP para el Casco Antiguo de la ciudad en las elecciones de 2011, lo que evidentemente no ha cumplido, como tantas otras. Ahora en las de 2015 lo ha vuelto a prometer. Esta es una obra necesaria para la ciudad, pero no basta con hacerla, pues además hay que realizarla bien, por lo que no caben atropellos, nuevos atentados contra el Patrimonio, ni fallos de concepto, pues, como ya hemos mencionado, puede convertirse en un nuevo “Cubo” con el dinero que ello cuesta al bolsillo de los ciudadanos.

4