Ante el anuncio realizado hoy por el Presidente de la Junta, Fernández Vara, sobre que se han iniciado los trámites para ceder al Estado la carretera autonómica EX-100 que desune Cáceres y Badajoz, BA considera que el único anuncio creíble sería el del inmediato comienzo de las obras.

En este sentido, habiendo un compromiso del Estado firmado desde 2009 accediendo a su financiación, el anuncio de hoy viene a corroborar que como denunció Badajoz Adelante hace unas semanas, la Junta se ha dedicado los últimos diez años a dejar pasar el tiempo en vez de ejecutar la autovía como era su obligación y así estaba acordado en el Protocolo firmado por el mismo Fernández Vara y el entonces ministro de Fomento José Blanco.

Por tanto, esta cesión llega tarde y a deshora, porque en plena campaña electoral pierde su credibilidad. La Junta, en vez de asumir su responsabilidad, pasa la “patata caliente” al Estado, cuando apenas queda un año para que caduque la declaración de impacto ambiental del proyecto de autovía, y que supondría volver a empezar de cero todos los trámites en caso de que el Ministerio de Fomento, inmerso en los cambios que resulten de las elecciones generales y sin presupuestos del Estado aprobados, no pueda licitar las obras antes de que se cumpla el plazo de caducidad.

Todo ello viene a reafirmar lo defendido por Badajoz Adelante, en el sentido de que la Junta nunca ha tenido interés real alguno en construir la autovía, e igualmente tampoco se le ha exigido desde el Ayuntamiento de Badajoz ni desde los partidos de la oposición. Sólo Badajoz Adelante ha mantenido viva la llama de la reivindicación estos últimos años, habiendo recogido en solitario más de 10.000 firmas que el pasado verano se entregaron a la Junta de Extremadura y Delegación del Gobierno.