1

2c

IMG-20150826-WA0009

El conocido como Parque de la Legión, que se asienta en el interior del Baluarte de la Trinidad, y realizado por el gran artista pacense Antonio Juez en 1950, está siendo arrasado estos días por maquinaria pesada, que no ha dejado ni una hoja de la vegetación existente, convirtiendo el parque en un llano. “Al parecer” nada de lo que había se podía salvar en la obra de remodelación de este parque, lo que va a subir, y mucho, los miles de euros que le va a costar esta obra al bolsillo del contribuyente, además de destrozar todos sus cipreses, setos…

Especialmente peligroso e inaceptable es que están destrozando a martillazos las propias estatuas que el gran artista Juan de Ávalos realizó en 1961 de los Cuatro Evangelistas, pues se están destruyendo sus bases de granito que forman parte de la obra, no sólo para sostenerla, sino también como hornacina semicircular donde se ubican las figuras de bronce. Estas estatuas había que haberlas trasladado de sitio en esta remodelación, pero ante la carestía del traslado han optado por destrozarlas.

Es más que preocupante también que cuando se está haciendo toda esta remodelación para dejar a la vista parte de la muralla medieval que ha aparecido en este lugar, las obras se estén haciendo con una enorme máquina excavadora, lo que puede destrozar cualquier resto arqueológico que pueda aparecer en este lugar, donde se asentaba en antiguo convento de la Santísima Trinidad, del que también están apareciendo vestigios de interés para conocer la historia de la ciudad.

Ante la total incompetencia que está demostrando nuestro Ayuntamiento en esta obra de remodelación y el nulo cuidado y cariño por las estatuas de Ávalos y por los restos arqueológicos que han aparecido y que aún puedan aparecer, BA exige que se pare esta obra inmediatamente, que se haga un seguimiento arqueológico serio y que las estatuas sean trasladadas con las mínimas condiciones de seguridad y no destrozadas.

Un poco de historia de lo que el Ayuntamiento está destruyendo

Situado frente a la fachada interior de la Puerta de Trinidad, el Parque de la Legión, o del Soldado Caído, ocupa la fachada interior del Baluarte del mismo nombre, dando lugar a un bello y coqueto parque que se dispone en torno al Monumento al Héroe Caído.

El parque, dividido en dos alturas, contó en otro tiempo con un pequeño estanque, localizado en su parte más alta. La vegetación del espacio, su disposición en pequeños paseos y las palmeras de gran altura hacían -tenemos que hablar ya en pasado- de él un lugar muy agradable, perimetrado por las arcadas interiores que contienen los lienzos de las murallas del baluarte. Desde aquí se puede acceder a la parte superior del mismo por unas escaleras. El parque fue realizado también por Antonio Juez en 1950 y sirve como continuación al de la Trinidad, disponiéndose las esculturas de Juan de Ávalos en 1961.

En el espacio que hoy ocupa el parque y en sus inmediaciones se situaba desde el S. XIII el desaparecido y ya comentado Convento de la Santísima Trinidad.