Badajoz Adelante considera una tomadura de pelo que ahora Fragoso exija al Gobierno Central la construcción del Parador Nacional de Turismo o el Centro Ibérico de Energías Renovables, cuando el principal culpable de que Badajoz no cuente con tales infraestructuras es el Partido Popular.

En este sentido, en marzo de 2012 el entonces Ministro de Turismo del PP José Manuel Soria, anunció que no se construiría ningún nuevo parador, lo que dejaba en vía muerta proyectos como el de Badajoz o Lérida, sin que ni Fragoso ni Monago, que en ese momento gobernaba Extremadura, protestaran ante tal decisión sino que se limitaron a agachar la cabeza sin defender los intereses de Badajoz para no “molestar” al ministro de su partido. Tal anuncio fue especialmente grave porque el paso del tiempo vino a demostrar que la argumentación del Ministro, aplaudida con el silencio cómplice de Fragoso y Monago, era pura mentira pues el proyecto de Parador para Lérida siguió adelante, destinándose al establecimiento de la ciudad catalana los 15 millones de € que se habían comprometido desde 2005 para Badajoz. De este modo, el 20 de julio de 2017 fue el propio Presidente Rajoy quien inauguraba finalmente el Parador de Lérida mientras en Badajoz nos habían vuelto a engañar y nos quedábamos sin parador, como entonces denunció Badajoz Adelante.

Esta desigualdad de trato que sufrió Badajoz respecto a similares proyectos en el resto de España, consentida con el silencio cómplice tanto del Gobierno local, que jamás ha reivindicado esta importante infraestructura turística para nuestra Ciudad, como de la Junta de Extremadura, que tampoco nunca ha exigido al Gobierno Central que cumpla lo prometido por Rodríguez Zapatero a Rodríguez Ibarra en julio de 2005, se ha dado igualmente respecto al Centro Ibérico de Energías Renovables prometido en la misma fecha y que sólo Badajoz Adelante se ha encargado de reivindicar estos años, incluyéndolo en su Proyecto de Ciudad.

Que ahora Fragoso lo pida al Gobierno Central, tras gobernar su partido siete años y no mover un dedo para construir este Centro en Badajoz, es un insulto a los pacenses y demuestra que su cara de hormigón armado está a la altura de su férrea defensa de los intereses del PP frente a los de Badajoz y los pacenses.