Sólo supone añadir cuatro años más de lo mismo al gobierno de la ciudad, tras los veinte años que ya llevamos con el PP
El acuerdo de investidura firmado esta mañana por el Partido Popular y Ciudadanos carece de compromiso real alguno que suponga un beneficio para los vecinos de nuestra Ciudad, en opinión de Badajoz Adelante.
El Acuerdo, redactado con una terminología genérica y difusa, no entra en detalles acerca de plazos de ejecución o soluciones concretas en asuntos de gran trascendencia para Badajoz y que se habían considerado como “líneas rojas” por Ciudadanos para dar su apoyo al PP, como son el derribo del Cubo y la depuración de responsabilidades políticas por su construcción ilegal, la intervención en el Campillo de manera legal, respetuosa y consensuada, la puesta en valor del Parque Ascensión o la eliminación de las escombreras ilegales. Asuntos todos ellos que en el Acuerdo quedan pendientes o sometidos a futuros estudios, informes y demás parafernalia dilatoria para disfrazar una realidad que es la de no tener intención alguna de modificar las decisiones tomadas respecto a estos temas por el anterior equipo de Gobierno del Ayuntamiento. Tampoco se habla nada de Proyecto de Ciudad -claro ni PP ni Ciudadanos tiene ninguno- ni del desarrollo de las importantes infraestructuras de Badajoz para atraer empresas y empleo, como la Plataforma Logística, o del impulso del Ave, de las autovías necesarias, de la regeneración de los barrios, de la recuperación del Barrio Histórico, ni de nada.
El acuerdo al que han llegado PP y Ciudadanos es un “paripé” decidido desde un principio en el que Fragoso firma donde haga falta con tal de ser acalde de Badajoz y en el que C,s, alejándose de lo que le han dicho sus votantes, pacta para propiciar que el mismo partido que ya lleva 20 años gobernando la ciudad lo pueda seguir haciendo a sus anchas otros 4 años más, trayendo más de lo mismo y más atraso a los ya acumulados por Badajoz tras dos décadas de gobierno popular. Para eso es para lo que está sirviendo este partido emergente en Badajoz, para apuntalar al PP y ser más de lo mismo.
Por tanto, Badajoz Adelante se mostrará muy exigente tanto con el grupo de Gobierno, el Partido Popular, como con su apoyo necesario, Ciudadanos, en el cumplimiento de los citados asuntos en consonancia con las reivindicaciones de los distintos colectivos de la Ciudad.
Badajoz Adelante ya ha dejado muy clara su postura de “No pactos” desde su fundación. Los pacenses han hablado en las urnas y hay que respetar su decisión. Si va a gobernar el PP que lo haga, pero en minoría, con el total control de los partidos de la oposición para que cualquier tema importante a decidir sobre la ciudad sea hablado, discutido y consensuado en beneficio de Badajoz y de los pacenses y no que el gobierno vuelva a ser un rodillo del mismo partido de siempre.
Con el acuerdo alcanzado entre PP y Ciudadanos, se perpetúa un poder que no han apoyado mayoritariamente los vecinos de Badajoz el día 24 de mayo y, a la vez, el partido de Borruel se automutila como partido de la oposición compartiendo todas las decisiones que adopte el PP en Badajoz de la que será cómplice directo.