Para Badajoz Adelante, único partido político local de Badajoz, la visita de ayer del Presidente del Gobierno ha resultado un auténtico fiasco, pues no ha anunciado ninguna inversión novedosa distinta a las ya conocidas ni mucho menos se ha comprometido con alguna de las innumerables promesas que el Estado adeuda en materia de infraestructuras hacia Badajoz y Extremadura. La falta de concreción de nuevas inversiones, unido a la ambigüedad de su discurso, es un claro síntoma de su falta de compromiso personal e institucional con las necesidades de Extremadura.

Al contrario, al desvelar ayer que próximamente se remodelarán las estaciones de ferrocarril, debemos entender que no se va a construir la prometida estación internacional del AVE, o en el mejor de los casos, que su construcción se retrasa “sine die”.

A su vez, desde Badajoz Adelante entendemos que ayer era la ocasión idónea para anunciar el comienzo de las muchas obras prometidas en las últimas décadas por el Gobierno Central, como por ejemplo la autovía Badajoz-Zafra, el Parador Nacional de Turismo o el Centro Ibérico de Energías Renovables, por citas sólo algunas de las más destacadas promesas incumplidas.

En este sentido, causa vergüenza ajena el aplauso entusiasta de los políticos locales y regionales del PP ante la presencia de su líder nacional, que vino con las manos vacías de inversiones y se fue con la adulación de sus pupilos municipales, que no le arrancaron ningún compromiso ni siquiera plantearon demanda alguna para no incomodarle.