Badajoz Adelante aplaude la iniciativa del Ayuntamiento de mejorar el transporte público, aunque lamenta que surja ahora con el único objetivo de obtener rédito electoral y que, por tanto, se limite a “parchear” un sistema de transporte que pide a gritos una reestructuración integral.

La idea de adquirir autobuses eléctricos es excelente, al igual que la de utilizar microbuses en determinadas rutas que sean idóneas para ello, aunque no es el caso de algunas de las que se van a implantar, que no salen del casco urbano. No obstante, aplaudimos que se haya aceptado la propuesta que Badajoz Adelante llevaba en programa electoral de unir la barriada de Llera con su centro de salud, ubicado en el Cerro del Viento, propuesta igualmente demandada por su asociación de vecinos.

Por otra parte, el transporte público de Badajoz seguirá presentando importantes deficiencias, como las pésimas frecuencias, a menudo entre 20 y 30 minutos, que disuaden a muchísimos usuarios potenciales, así como el mal diseño de muchas de las líneas, que son indirectas e ilógicas y apenas se han modificado en treinta años, tres décadas en las que la expansión de la Ciudad ha sido enorme y los polos de atracción dentro del casco urbano han cambiado por completo, y en consecuencia la demanda de movimientos en transporte público es totalmente distinta.

Desde Badajoz Adelante pedimos al Ayuntamiento un auténtico compromiso con el transporte público más allá de las mejoras puntuales para contentar a votantes potenciales, ya que la adquisición de autobuses eléctricos, medida que aplaudimos sin reservas por sus indudables ventajas, no mejorará por sí sola la calidad del servicio, y el resto de medidas son claramente insuficientes y no del todo lógicas.

A modo de ejemplo, entre otras muchas conexiones esenciales, echamos en falta que siga sin contemplarse una parada del bus urbano en el aeropuerto, pasando la línea que llega hasta Balboa a escasos metros.

Igualmente, no entendemos que se publicite constantemente la “eurociudad” con Elvas y Campomayor y ni siquiera se plantee la unión con transporte público entre las tres localidades.