Se trata de un proyecto prometido en 2004, y que lleva apareciendo consignado en los Presupuestos del Estado desde el año 2014, sin que se inicien las obras sin que haya motivo alguno que lo justifique salvo que la Delegación del Gobierno quiera «castigar» a Badajoz por no tener un gobierno municipal de su mismo color político.

La conocida como carretera de Sevilla, en realidad Nacional 432, soporta en su salida de Badajoz un intensísimo tráfico diario superior a 20.000 vehículos, con numerosos desvíos y accesos a urbanizaciones y caminos. Una vía en la que se producen accidentes regularmente dada su alta densidad de tráfico.

El proyecto para su desdoblamiento, que llegará hasta el kilómetro 4,5, afecta asimismo hasta el kilómetro 10,5 contemplándose vías de servicio en dicho tramo, estimándose una inversión de 21 millones de €.

Se trata por tanto de una obra muy necesaria y que acumula 15 años de retrasos, por lo que desde BA exigimos a la Delegación de Gobierno que se ponga manos a la obra y de una vez por todas cumpla el Estado con los compromisos adquiridos con la ciudad de Badajoz.